01 marzo, 2011

Contracultura madrileña



Helena Torres y Diana J. Torres. Foto: Marqués de Zas
 
Últimamente he acudido a varios eventos bastante curiosos. El pasado día 19, en la librería Berkana de Madrid, un sitio de referencia para gays y lesbianas, estuve en la presentación oficial del libro: Por el culo, de Javier Sáez y Sejo Carrascosa. Un paseo por la historia, desde el punto de vista del ojo que todos poseemos, pero con el que nos relacionamos de modo tan diferente como singular. Los autores, de una forma divertida y amena, recorrieron algunos pasajes del libro, donde exploran el espacio anal, desde criterios culturales, sociales y de poder. La librería estaba llena a rebosar.

El día 25 estuve en la Muestra Marrana. Una muestra de cortometrajes sobre sexualidad alternativa y marginal, organizados por la Pornoterrorista Diana J. Torres, Patricia Heras, Claudia Ossandón (Klau) y Lucía Egaña. Esta muestra empezó en el año 2.008 en Barcelona y ahora se organiza anualmente en Barcelona y Madrid. Es una muestra independiente, alternativa, gratuita y autogestionada que tuvo lugar en el espacio Off Limits, de Madrid. De los ocho vídeos que vi, me gustó sobre todo Porno vegetal, de Lucía Egaña, prácticamente abstracto pero muy estimulante y sensual. Los demás, me parecieron anodinos, sin originalidad y, sobre todo, aburridos, a pesar de las excelentes presentaciones de la Pornoterrorista, muy entusiasta de esta temática y de las artistas que participan en ellos (desconozco los vídeos del día 26). Finalizó la Muestra de ese día con la presentación del libro Autopsia de una langosta, de Helena Torres. Una divertida reflexión sobre las diferentes Alicias en el país de las maravillas. Helena leyó partes de su libro con mucho salero, haciendo las delicias del los asistentes. Es un libro que desde la teoría queer señala las dificultades por las que, todavía, tiene que pasar una mujer para vivir independientemente en una sociedad patriarcal y, en muchos aspectos, retrógrada.

El sábado 26 el local Luna Negra celebraba su despedida por cierre. Nunca he visto tanta gente en este sitio. Estaba a tope. Disfruté de algunos amigos y bastantes conocidos. Me presentaron a personas interesantes y, en general, estuve muy entretenido. Es una pena que hayan cerrado el único local sadomasoquista hetero. La crisis no perdona nada, y menos que nada los negocios para minorías. Ese mismo día se abría otro local relacionado con el sadomasoquismo: el Kingdom. Yo no fui, pero me contaron que era un bar pequeño, que cobraban entrada (12 €) y que no había nada interesante. Los propietarios son dos travestis llegados de Inglaterra. Ya veremos cómo sigue... si es que sigue.

2 comentarios:

HelenLaFloresta dijo...

hey! gracias x el comentario y las fotos!! te robo algunas...

bs!

helen

Madame X dijo...

Querido Marqués está usted en todas partes. Qué sería de nos sin la inestimable crónica del Madrid noir. Pensaríamos que todo es rosa esperanza. Afortunadamente eres el testimonio de que en Madrid también hay una cultura contracorriente(y muy marrana, por lo que veo).

Un beso.