21 noviembre, 2010

Recuento

Fotografía: Marqués de Zas
Algunos días me encuentro sin ganas de nada, muy deprimido. Quizás sea el mejor momento para hacer un recuento sobre mi vida. En esta ocasión, me ha salido en forma de poema: 

En un rincón
de mi alma
llamado corazón,
encontré unas negras alas,
una mañana soleada,
una pequeña distancia
a otra alma,
una sonrisa estrellada,
mi tumba dentro de la casa
de un caracol,
una pistola cargada
con una maldita duda
en el cargador,
un almacén de rosas
equivocadas,
una boca de macho
vacía, una guitarra, un reloj,
una hora de ternura
a bofetadas,
una madre callada,
un espejo para verla…, alejada
y dos miradas:
una buena y otra sana,
un millón de besos
sin sellar,
una puta traviesa

y una corazonada

de más.

6 comentarios:

AkuarAkrata dijo...

Intensas palabras de un ánimo sensible, a veces herido quizá, y siempre capaz de resurgirse de sí mismo.
La foto emocionalmente realista.

Mery dijo...

Un almacén de rosas equivocadas...
Una preciosidad de imagen y mucho que contar.
El recuento nos hace bien.
Un beso

Madame X dijo...

Hermoso poema y perturbadora foto. La mano del artista que hurga en la herida.

Cuando tengas una pistola cargada de dudas, dipara hasta vaciar el cargador. Créeme, duele más, pero te curas antes.

Un beso, mon cher marquis.

X

Anónimo dijo...

Cuando el espíritu está completamente despejado, cuando las nubes del desconcierto se han ido, queda el verdadero vacío.
¿Confesión o poesía?

Besos.

Anónimo dijo...

Acabei de adicionar sua página aos meus favoritos. Eu gosto de ler seus posts. Obrigado!

VampirillaNocturna 21 dijo...

Me ha encantado tu blog, yo solo buscaba la Luna negra pues quiero ir a tomarme una copa y por curiosidad he encontrado un arte un tanto perturbador, pero bastante intenso, pues lo diferente hace lo atrayente. Gracias Marqués.
Un beso y mis felicitaciones