20 mayo, 2017

Las fotos: ahora sí, ahora no

El marqués de Zas en la performance: "Sábana Santa". Foto: Consul2

En este blog nunca he publicado fotos de gente que se pueda identificar, excepto si me dan permiso para ello (o que estén en la vía pública). A partir de hoy, no voy a publicar fotos (identificables) de nadie en una situación íntima o privada conmigo. Ya me ha pasado en dos ocasiones; me dan permiso e incluso me piden que las publique sin ningún problema para, después de un periodo de tiempo, pedirme que las quite o que borre la cara y los tatuajes. Siempre es por la misma razón: mujeres sumisas que empiezan una nueva relación y su nueva pareja quiere hacer desaparecer los testimonios gráficos de su pasado libertino. No me lo piden ellas porque lo deseen, sino porque sus nuevos compañeros, posesivos e inseguros, quieren ser los únicos amos y señores. Entiendo que debería haberme dado cuenta de esto y no publicar fotos que, con el tiempo, sean susceptibles de molestar a personas controladoras totalmente ajenas al autor de este blog. Tampoco es que sea nada importante, aparte de hacerme perder el tiempo con el Photoshop, pero es una información que me gustaría compartir con los seguidores de este sitio.

1 comentario:

Madame X dijo...

No sólo es una cuestión de inseguridad, es una cuestión de falta de respeto hacia tu pareja o partenaire (sea en el entorno BDSM o en cualquier otro) pretender borrar su pasado. A las personas se las debe aceptar con todo su equipaje vital, si es que realmente nos interesan. Y las sumisas (o sumisos) deberían saber que cuando su dominante pretende controlar o interferir también en las relaciones anteriores, es un tipo o una tipa que les va decepcionar seguro, para empezar les está tratando con poca consideración.

Y tú, querido Marqués, deberías escoger a compañeras de juego con más personalidad :-)