09 enero, 2016

Ligar en fiestas BDSM

Fotografía: Erwin Olaf.

Si vas a ligar a una fiesta o a un evento BDSM, en busca de una relación o para tener una sesión sadomasoquista esporádica, deberías tener en cuenta estas consideraciones, fruto de mis observaciones en este año que acaba de terminar:

1.- Las posibilidades de emparejarte en una fiesta, si eres un varón dominante y heterosexual, son ínfimas.

2.- Las posibilidades de encontrar hombres o mujeres para una relación, si eres mujer, sumisa, liberal y bisexual, son máximas.

3.- Si eres un varón heterosexual, las posibilidades de jugar con una mujer dominante, profesional o amateur, son proporcionales a lo masoquista que seas.

4.- Las posibilidades de encontrar una pareja para hacer un trío, si eres varón heterosexual, son mínimas. Si eres mujer bisexual y sumisa, por el contrario, son enormes.

5.- Sólo tienes alguna posibilidad de interactuar durante la fiesta si cumples las condiciones 2 o 3.

6.- Las posibilidades de tener sexo en una fiesta, si eres varón heterosexual y vas solo, son prácticamente nulas. Si eres mujer sola, tendrás cola. En los dos sentidos.

7.- Si sois una pareja y estáis de acuerdo en tener relaciones de cualquier tipo, con otra pareja,  las posibilidades de tenerlas depende de lo que las mujeres quieran. Pero si alguna cree que a su hombre le interesa mucho más la mujer del otro que ella misma, la probabilidad es cero.

Resumiendo; las normas para ligar en una fiesta BDSM son exactamente las mismas que en cualquier otro evento donde se relacionen hombres y mujeres, porque ellas son las que deciden y controlan el comportamiento de los machos en público. Muchos caballeros que acuden a fiestas de temática BDSM creen que las mujeres presentes van a estar interesadas en prácticas sexuales perversas con el primero que se lo pida, pero eso es una fantasía exclusivamente masculina. La realidad es que todos los tíos somos juguetes a la espera de una niña caprichosa.

4 comentarios:

Dominus Jaime dijo...

Estaba leyendo tu artículo, y poco a poco iba destilando la idea que pones como colofón. Tienes toda la razón del mundo!

Madame X dijo...

Me ha hecho sonreír este post tuyo y no dudo de la veracidad de tus apreciaciones, pero sí quiero añadir algo respecto a tu última frase. Dices: "La realidad es que todos los tíos somos juguetes a la espera de una niña caprichosa." Y yo te contesto: elegir cómo, cuándo y con quién no es un capricho, sino un derecho al que ninguna mujer debe renunciar.

Un besito caprichoso :-)

Marqués de Zas dijo...

Madame X:

Por lo que me ha dicho más gente, la frase de la niña caprichosa no es pertinente. Todo es del color del cristal con que se mira. Quería significar, que en cualquier comportamiento social, la ley de la oferta y la demanda es un parámetro importante entre los muchos que condicionan las decisiones de las personas. En el caso de estas reuniones; por la diferencia entre el número de hombres y de mujeres que acuden.

Un besito caprichoso es una tentación a la que no puedo resistirme.

Otro para ti.

Ama Blanca dijo...

Jajajaja habrá que ir a alguna fiesta a equilibrar la balanza. El punto 7 es de tal exactitud que deberían incluirlo en el manual del swinger bedesemero.