19 noviembre, 2015

Amas paleras

Fotografía: Helmut Newton.

Este blog, que no es de ficción, es un ejemplo de que mi sexualidad no es, que se diga, timorata. Tampoco pretendo dar lecciones. Creo sinceramente que cada persona debe disfrutar de su sexualidad como más le guste. Pero precisamente por eso, porque, para mí, las relaciones sexuales no tienen sentido si no se hacen por expreso deseo sexual, no tengo duda en distinguir entre sexo y mercado del sexo. Entiendo la prostitución y respeto tanto a las putas como a los puteros, aunque a mí me quita el morbo que alguien simule desearme sexualmente para sacarme la pasta. El mercado del sexo existe por la misma razón que existe cualquier mercado, porque hay oferta y demanda, y funciona con las mismas reglas que rigen para cualquier mercado. Todo esto viene a cuento porque han aparecido en la escena BDSM madrileña algunas mujeres -sólo mujeres- que se autodenominan Amas financieras. La delirante habilidad de estas señoras consiste en sacarles, a los hombres sumisos (e ingenuos), todo el dinero que pueden sin dar absolutamente nada a cambio, salvo desprecio; a diferencia de las Amas profesionales, que sí prestan un servicio. Por cierto, tampoco se deberían llamar financieras, en todo caso, los financieros serían los sumisos, que son los que pagan.

Me parece genial que existan hombres que disfruten libremente de sentir algo tan especial como que les roben la cartera. Lo que ya no me parece tan bien es que intenten convencer a los principiantes de que esto es correcto y que se paseen por foros, fiestas, quedadas y todo tipo de reuniones BDSM  -donde saben que acuden sumisos- a la caza de víctimas, a las que estafar. Al principio, pensaba que eran Amas profesionales en busca de clientes. Sin embargo, algunos amigos engañados me han explicado cómo trabajan estas financieras. Los madrileños conocemos con el nombre de paleras a las putas que roban (dar un palo) a sus clientes. Pues parece que esto es lo mismo.

+ info: Financial Dominatrix 
            Dominalucia

1 comentario:

Madame X dijo...

Querido Marqués, ya iba siendo hora que alguien llamase por su nombre a estas señoras con pretensiones de dominatriz. En realidad, ni son señoras ni son Amas. A mí me da vergüenza ajena que haya semejante cutrerío en la escena bedesemera. Mujeres, que con los atributos de dominatrices a cuestas, pretenden hacerse pasar por Amas financieras, cuando no tienen ni los conocimientos y habilidades de las amas profesionales, ni la pasión por la dominación lúdica de las amateurs, y mucho menos la inteligencia que hace falta para someter a un hombre con la cuenta bancaria bien abultada, que son todo menos tontos y saben bien lo que quieren. A lo sumo, llegan a sablear temporalmente algún incauto y modesto sumiso, que con tal de saborear alguna experiencia sado se presta a pagarles unas cenas, unas copas o a comprarles alguna que otra chuminada. Pero incluso el más memo se desengaña cuando a cambio sólo obtiene insatisfacción.

La existencia de estas tipas me daría completamente igual si no fuera porque ensucian y desprestigian el Femdom y es de justicia señalar lo que son, o mejor dicho, lo que no son.

Un beso, Marqués.