26 noviembre, 2014

Sobrevivo


Performance y fotografía: Marqués de Zas

No encuentro alimento
en las espigas de trigo
ni en la fábrica de la Familia Feliz.

Sólo con la carne de tus versos
y la sangre de tu llaga estremecida,
sobrevivo en mi agujero.

2 comentarios:

_NeFeR _ dijo...

Caminando hacia lo salvaje se llega a los placeres de la vida donde las vanalidades no tienen cabida.

Srluuuups salvajes

amy MaD dijo...

El placer dentro del placer
Un abrazo