01 octubre, 2014

Bordado


 Retrato de mujer joven (detalle). Nicolaes Eliasz, 1632.


La niña de mis ojos
borda lágrimas
que luego cuelga
de mi pena,
como cuelga el arco iris
de esa lluvia ácida
que bautiza mis excesos
contigo,

en silencio.

5 comentarios:

_NeFeR _ dijo...

Ay que profundo!!

El sol borrará todo ápice de tristeza.

Srluuuuuups

Marqués de Zas dijo...

NeFeR:

Soy como el Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Este poema era del primero.

_NeFeR _ dijo...

Jaajaja...cierto...hay gente que podemos sentir y vivir ese tipo de transformación.

Srluuuups

Madame X dijo...

Qué bellos versos. Como la delicadísima blonda de ese cuadro.

Ese alma tuya de poeta te va a llevar a la perdición :-)

Marqués de Zas dijo...

Madame X: A la perdición me llevan mujeres... sin alma.