11 septiembre, 2013

Dry hole

Placa de terracota. 1800 a.C. Babilonia. Mesopotamia.

A pesar de estar completamente desnuda en el sofá y de encontrarnos solos en el salón de mi casa, la situación no era nada erótica debido a una desagradable conversación sobre un antiguo asunto. Yo estaba en calzoncillos y cada vez más tenso. Cuanto más incómodo me hacía sentir, más cachonda se ponía. Separando los muslos, me miró desafiante: 

−Anda… azótame el coño −me dijo. 

Inmediatamente, se lo azoté entero, con la mano abierta. Noté una gran presión en la polla, como si fuera a reventar. Seguí dándole palmadas cada vez más fuertes. El clítoris estaba cada vez más duro. Olga, con los ojos cerrados, suspiraba con cada golpe como si la estuviera matando. Varios chorros de un líquido caliente salieron con tanta fuerza que llegaron al suelo después de mojar el sofá. 

 −Mírame −rogué. 

 −Fóllame –suplicó, entreabriendo los ojos. 

 La llevé a la cama. 

Cuando la vi a cuatro patas, entendí que se daban todas las circunstancias para practicar algo que me gusta mucho. Deslicé mi glande por la raja del culo de arriba abajo buscando el agujero. Cuando lo encontré, empujé con fuerza. Estaba de rodillas y casi me caigo. Olga chilló:

−¡Me lo vas a romper, cabrón! –dijo a voz en grito.

Seguí intentándolo cada vez con más ganas. Cuanto más se quejaba, más dura se me ponía y más fuerte empujaba. Después de varios intentos, el glande entró por fin. El esfínter ya no oponía resistencia. Olga dejó de gritar y empezó a jadear con pasión al ritmo de mis embestidas. Me parecía estar flotando. Las convulsiones parecían salir de lo más profundo de su ano y hacían vibrar sus nalgas con más intensidad. Nos corrimos al mismo tiempo entre bestiales contracciones. Sin duda, mi mejor dry hole a una dama… Por ahora.


Nota.- El significado de dry hole está en el Diccionario Erótico de Zas. En la columna de la derecha.

2 comentarios:

Akuarakrata Sadomasokista dijo...

me apunto en su lugar, en el de ella quería decir ... :)

Cruel Dama dijo...

Corta e intensa narración y, como lo prometido es deuda, aquí te dejo mi comentario y un beso.

Cruel