12 octubre, 2012

Ven

Ilustración: Alfred Kubin.

Me vistieron las sombras
despacio.
Y el ataúd me acogió
como una pérdida de tiempo.
Por las ventanas abiertas
de mi calavera,
circula el olor a santidad.

En unos años
destapan la caja.
Gotas de lluvia salpican la herrumbre.
La manita blanca me llama.
Ven, me dice la niña.
Mi niña.
Ven.

3 comentarios:

esclavo efe dijo...

Los años devuelven una caricia.
letras con encanto distinto.

Un saludo

Makeda dijo...

Aquí en mi país próximamente estaremos celebrando el día de muertos,..y esa manita quiere tocarnos a todos,pero a pocos los llama,..extrañaba leer vuestros versos Señor..

Anónimo dijo...

voy de su mano ....
Ak.Ak