21 febrero, 2011

Mientras

Cerámica de Tsang Cheung Shing.


Los ojos sonríen,
y los labios descorchan
un hambre terrible;
libidinosa.

Las bocas pelean furiosas
y los corazones embisten
los pechos
con rabia.

Sangre, flemas y esputos
fluyen por la garganta,
permitiendo a los suspiros
revolcarse en la hemorragia.

Los dientes rechinan,
con el ruido de los huesos
y las lenguas se devoran
con ansia...,

mientras te beso.

2 comentarios:

Madame X dijo...

Besos de auténtico licántropo.

Un poema intenso para un poeta intenso. Ya sabes que me encantan tus be... -perdón- versos.

Qué original esa pieza de cerámica china.

Mery dijo...

Esa cerámica es impresionante.
Y el poema, en fin, muy muy elocuente.
Por ahí arriba te han llamado LOBO...;-)